7 de mayo de 2010

Los puertos deportivos sufren caídas de hasta el 30% en la demanda

Los puertos deportivos sufren caídas de hasta el 30% en la demanda


Club Náutico PalmaF. Guijarro / Diario de Mallorca / 7 de mayo de 2010
Los puertos deportivos de Mallorca han iniciado la temporada turística con caídas en la demanda de amarres que en algunas zonas alcanza el 30%, y que están teniendo un impacto especialmente negativo en la oferta complementaria que rodea estas instalaciones. Aunque se da como seguro que se repetirá el lleno total en julio y agosto, sus responsables señalan que "dos meses no dan para vivir durante todo el año".
 
Los malos resultados que se han obtenido durante los cinco primeros meses de este ejercicio son reconocidos por los directores de Marina Port de Mallorca, del puerto deportivo de Santa Ponça y de Alcudiamar –Patrick Reynés, Ricardo Ferrer y Bartolomé Bestard, respectivamente–, el primero de ellos también presidente de la patronal de instalaciones náuticas de las islas (Anade), cargo que igualmente han ocupado los otros dos representantes del sector en etapas anteriores.
 
Los descensos registrados en lo que va de año varían dependiendo de la zona, pero se pueden mover entre el 30% en puntos como Alcúdia al 15% de Palma. El presidente de Anade reconoce la incertidumbre existente en estas instalaciones, ya que "el invierno ha sido durísimo y para la temporada alta estamos pendientes de las reservas de última hora".

Pero si los puertos están registrando este notable deterioro en sus resultados, las actividades que los rodean se están viendo aún más perjudicadas. Por ejemplo, la venta de combustibles ha descendido en Alcudiamar un 50% en los cinco primeros meses de 2010, mientras que en el caso de Santa Ponça se apunta que algunos establecimientos de su oferta complementaria están registrando descensos en su facturación que se acercan al 40%. La situación llega a tal punto que en algunas zonas los inquilinos de estos locales están pidiendo una prórroga en el pago de sus alquileres.

Tanto Patrick Reynés como Bartolomé Bestard admiten que uno de los problemas a los que se enfrentan los puertos de las islas es que se han convertido en un producto "caro", en buena medida por la competencia que se está haciendo desde otras zonas del Mediterráneo. Y aunque se da como seguro el lleno en julio y agosto, Bestard no oculta que dos meses buenos son insuficientes para cubrir los gastos de todo un año.

La competencia valenciana

No hace falta irse muy lejos para encontrar una de las zonas responsables de esa competencia. El presidente de Anade señala que la Comunidad Valenciana llevó a cabo durante los años del boom económico e inmobiliario una política muy agresiva de desarrollo de sus instalaciones náuticas, pensando además que se iba a beneficiar de la celebración de la Copa América, con el resultado de que "en estos momentos y con la crisis tienen unos 6.000 amarres vacíos que se están comercializando a precios bajísimos y a los que nosotros no podemos llegar".

Pero éste no es el único factor que ha llevado a la actual situación. La crisis económica ha reducido la llegada de embarcaciones de tránsito, pero muy especialmente la duración de las estancias y el número de salidas al mar que se realizan, ante la necesidad de reducir gastos de muchos propietarios con rentas medias-altas, de ahí que los recortes más acentuados se estén detectando en servicios como la venta de carburantes.

Declaraciones de los afectados

Patrick Reynés
Marina Port de Mallorca
"Nuestros clientes están viniendo este año menos tiempo y además realizan menos salidas con sus embarcaciones"

Bartolomé Bestard
Alcudiamar
"En Balears hemos muerto de éxito. Pensábamos que teníamos los llenos asegurados y no hemos hecho los deberes"

Ricardo Ferrer
Santa Ponça
"La oferta complementaria es la que lo está pasando peor. Algunos tienen que pedir moratorias en el pago de los alquileres"

No hay comentarios:

Publicar un comentario