30 de abril de 2011

El sector náutico realiza la primera bocinada al Govern por las políticas de recaudación


 Europa Press

El sector náutico ha llevado a cabo la primera bocinada de los barcos amarrados en la Bahía de Palma contra lo que consideran unas "desastrosas" políticas del Govern de cara a este colectivo y que, para ellos, únicamente tienen "afán recaudatorio".  

La bocinada ha tenido lugar este sábado coincidiendo con la inauguración de la 28 edición del Salón Náutico Internacional de Palma, que ha presidido la consellera de Comercio, Industria y Energía, Francesca Vives.
Durante la inauguración, Vives ha indicado que "a punto de empezar la temporada turística, el Salón Náutico es un buen escenario para mostrar las últimas novedades del sector, así como también para escuchar las disconformidades", refiriéndose a las quejas de usuarios y profesionales del sector náutico mediante diferentes asociaciones náuticas.

Diversas asociaciones de usuarios y profesionales del sector han acordado que, cada día al mediodía, harán sonar durante un minuto las bocinas de todos los barcos amarrados en la Bahía de Palma, durante los nueve días en los que se celebra la muestra (del 30 de abril al 8 de mayo).

El Presidente de la Autoridad Portuaria, Francesc Triay, ha abierto el acto inaugural haciendo referencia a las diferentes obras de mejora del Puerto de Palma. "Este año es un año difícil y de cambios que va hacia una recuperación de espacios de la Llonja y el Muelle Viejo".

Triay ha señalado que la Autoridad Portuaria quiere dar "todas las facilidades" para la ubicación del Salón Náutico, al tiempo que ha afirmado que "con esta remodelación de las instalaciones, el Puerto de Palma será un espacio urbano, próximo al centro de la ciudad y abierto a todos los ciudadanos".

El acto inaugural ha contado también con la presencia del teniente de alcaldesa de Palma, Andreu Alcover; el director insular de Función Pública, Josep Mallol; el director del Inestur, Antoni Munar; y  el gerente del Idi, Àngel Pujol, entre otros.

El Salón Náutico de Palma ocupa este año 40.000 metros cuadrados de exposición (12.000 en tierra y 28.000 en la mar), con 108 expositores que representan a diferentes sectores. El más numeroso es el de las embarcaciones con un 55%; seguido del de la construcción y mantenimiento de embarcaciones (30%); equipamiento náutico (28%); motores marinos y generadores (26%); oferta náutico-turística (23%); marinas, puertos deportivos e infraestructuras (22%); servicios (20%); deportes náuticos (14%); electrónica, sistemas de navegación y comunicación (9%); y motos acuáticas y quads, y organismos oficiales (3%).

Abre sus puertas el 28 Salón Náutico Internacional de Palma



AENB

108 expositores, 133 empresas, 40.000 metros cuadrados de extensión (12.000 en tierra, 28.000 en el mar) y 250 embarcaciones en exposición permanente. La más importante cita anual de la náutica en las Islas Baleares resiste la crisis y reúne un año más a miles de profesionales, usuarios y amantes del mar en general.

Una sonora protesta ha precedido a la inauguración oficial del evento. Al mediodía los barcos amarrados en la Bahía de Palma han hecho sonar sus bocinas de niebla al unísono, secundados por numerosos usuarios y profesionales del sector pertrechados con bocinas manuales. El motivo de la protesta, impulsada por ANAVRE, ADN, CEPRR y por FENIB, es criticar la actitud de los poderes públicos hacia el sector. Aseguran que no ven en la náutica nada más que una fuente de recaudación, en lugar de una actividad industrial, turística y recreativa que da empleo directo a 100.000 personas y genera miles millones de euros a nivel nacional (sin contar los beneficios que tiene para la oferta complementaria). Según las diferentes asociaciones, esa incomprensión del sector se traduce en falta de apoyo e incontables trabas para el correcto desarrollo y práctica de la actividad náutica. La protesta se repetirá cada uno de los días que dure el Salón Náutico. 
El acto inaugural contó con la asistencia de asistencia del presidente de la Autoritat Portuària de Balears, Francesc Triay; el presidente de la Federación de Empresarios Náuticos de Baleares, Bartomeu Bestard; la presidenta de la Asociación de Empresas Náuticas de Baleares, Margarita Dahlberg; el teniente de alcaldesa de Palma, Andreu Alcover; el director insular de Función Pública, Josep Mallol; el director del Inestur, Antoni Munar; el gerente del Idi, Àngel Pujol; el gerente de ANADE, Carlos Gelabert; el presidente de ANAVRE, Jaime Darder; el presidente de ADN, Miguel Ángel Santander, entre otros.

Tras una breves palabras del presidente del IDI, Angel Pujol, Francesc Triay agradeció a los asistentes su presencia y señaló que la edición de este año estaba marcada por la transformación del espacio portuario de Palma y por la dificultad que atraviesan las empresas de las islas. En este sentido, Triay ha remarcado que “esto obliga a las administraciones públicas a hacer más esfuerzos que nunca para su recuperación”. Francesc Triay ha aprovechado su intervención para anunciar mejoras en la zona portuaria de Palma. Según ha explicado, el Moll Vell se convertirá en una prolongación de la Avenida Antoni Maura hasta el Puerto. Con ello se pretende “convertir el Puerto en un espacio abierto cada vez más cercano a los ciudadanos”. Triay también ha anunciado la construcción de un nuevo aparcamiento subterráneo con el que se pretende liberar de coches el muelle de enfrente de la Llotja y dedicarlo a zona de paseo y para grandes acontecimientos como el mismo Salón Náutico. 

Al finalizar la intervención del presidente de la Autoritat Portuària, la consellera de Comerç, Indústria i Energia, Francesca Vives, cogió el testimonio de la inauguración deseando el mayor éxito para los empresarios. Vives recordó que “estamos ante las puertas de la temporada turística, una temporada que de momento pinta bastante bien y que por tanto tendrá sus repercusiones dentro del sector (náutico)”. La consellera también hizo mención a la protesta llevada a cabo minutos antes por empresarios y usuarios. Dijo entender sus reivindicaciones y compartir alguna de ellas. “Creo que Europa, en el sentido de matriculaciones e impuestos, debería ser un espacio homogenio”, manifestó Vives antes de finalizar su discurso.

Tras el acto de inauguración oficial la comitiva de autoridades procedió a visitar el Salón Náutico.

Falta de subvenciones

Aunque el discurso oficial sea de optimismo, la sensación generalizada entre los expositores es de preocupación cuanto menos. Y no es para menos, viendo que el número de expositores y empresas presentes en el Salón Náutico ha menguado con respecto al año pesado. Es un reflejo de la actual situación económica, pero también ha contribuido la desaparición de las subvenciones que ofrecía hasta el año pasado la Conselleria de Comerç, Indústria i Energia. Muchas empresas dependían de esa ayuda para poder estar presentes en el Salón Náutico de Palma.

28 de abril de 2011

Usuarios y profesionales del sector náutico se rebelan contra el Govern y la normativa sectorial

Usuarios y profesionales del sector náutico se rebelan contra el Govern y la normativa sectorial


AENB / 28.4.2011
 
Asociaciones de usuarios y empresarios de las Islas Baleares se unen por primera vez para promover una sonora protesta contra lo que consideran desastrosas políticas del  Ejecutivo autonómico. Es por ello que durante el Salón Náutico de Palma se harán sonar cada día al mediodía durante 1 minuto las bocinas de todos los barcos amarrados en la Bahía de Palma.

Las entidades que lideran la protesta son la Asociación de Navegantes de Recreo (ANAVRE), la Asociación de Navegantes (ADN), la Confederación Española de Pesca Recreativa Responsable (CEPRR) y la Federación de Empresas Náuticas de Baleares (FENIB). La FENIB aglutina a la práctica totalidad del tejido empresarial náutico-deportivo de las Baleares. Está formada por la Asociación de Empresas Náuticas de Baleares, la Asociación de Centros de Buceo de Mallorca, la Asociación de Clubes Náuticos de Baleares, la Asociación de Consultores y Gestores Náuticos de Baleares, la Asociación de Instalaciones Náutico Deportivas de Baleares, la Asociación Española de Grandes Yates y por la Federación Española de Alquiler Náutico. 
La protesta, aunque de ámbito autonómico, también apunta al Estado central. Los convocantes critican que los poderes públicos no ven en la náutica nada más que una fuente de recaudación, en lugar de una actividad industrial, turística y recreativa que da empleo directo a 100.000 personas y genera miles millones de euros a nivel nacional (sin contar los beneficios que tiene para la oferta complementaria). Según las diferentes asociaciones, esa incomprensión del sector se traduce en falta de apoyo e incontables trabas para el correcto desarrollo y práctica de la actividad náutica. 

Los usuarios reclaman su derecho a poder navegar sin tener que hacer frente a lo que califican de excesivo afán recaudatorio de las administraciones. Aseguran que ese afán impide que muchas personas disfruten de una actividad tan natural en un archipiélago como es disfrutar del mar. Añaden además que “es prácticamente imposible navegar sin incumplir ninguna norma”. 

Usuarios y empresarios comparten reivindicaciones. La principal sigue siendo la supresión del Impuesto Extraordinario de Matriculación español, tributo que no se aplica en ningún otro de los países europeos y que perjudica tanto al sector en tanto en cuanto supone una pérdida de competitividad como al usuario por el sobrecoste que ello supone. Los usuarios, apoyados por los empresarios, reclaman la simplificación del sistema de titulaciones para el manejo de embarcaciones deportivas, así como del esquema de zonas de navegación y armamento de seguridad obligatorio para los barcos de recreo y deportivos. Y los empresarios, apoyados por los usuarios, piden la armonización de la legislación náutica a todos sus niveles. 
                                       
DECLARACIONES.

Margarita Dahlberg, presidenta de AENB y vicepresidenta de FENIB: “El sector náutico es el mejor posicionado para crear riqueza para la comunidad, generar puestos de trabajo de alta cualificación y atraer turismo de calidad. Podemos hacerlo si nos dan la oportunidad. Una oportunidad que se traduce por reformar la legislación fiscal actual, por armonizar los criterios legislativos y por modernizar las infraestructuras de las Islas Baleares.”

Miguel Ángel Santander, presidente de ADN: "Con esta protesta lo que pretendemos es que la realidad de la náutica en Baleares y en España se acerque a la que disfrutan los ciudadanos de los demás países europeos."

Jaime Darder, presidente de ANAVRE: "Por primera vez, los usuarios y las empresas del sector náutico nos unimos para reclamar la atención de los políticos hacia una realidad evidente, o hacemos algo o al final será imposible navegar en España."

Bartomeu Bestard, presidente de FENIB: “Prestamos nuestro máximo apoyo a esta protesta. Es una protesta de ciudadanos que aman el mar y que con su afición ayudan a desarrollar la industria náutica y a la creación de empleo. Son navegantes que demandan justamente que la administración pública trate a los usuarios y a las empresas como verdaderos ciudadanos europeos en igualdad de tratamiento en derechos y obligaciones. Nosotros, el sector, venimos reclamándolo desde hace demasiados años. Ahora son los navegantes quienes también toman la palabra para exigir sus derechos legítimos.

27 de abril de 2011

Año de transición en el Salón Náutico de Palma


Matilde Bello / Navegar

Del 30 de abril al 8 de mayo abre su puertas el 28 Salón Náutico Internacional de Palma, una muestra que reúne, justo al inicio de la temporada, una excelente oferta de productos, con más de 700 barcos en tierra y 250 en el mar, así como un creciente sector de “Súper-Yates” que incluye embarcaciones de hasta 45 metros de eslora.

El Salón Náutico Internacional de Palma celebra su 28 edición en proceso de cambio, ya que se han iniciado una obras en el puerto que han exigido un rediseño de las instalaciones para dar cabida a toda la oferta y todos los participantes asiduos a esta feria. En este sentido, el recinto ferial presenta en la zona marítima una configuración distinta, pero que ocupará idénticos metros de líneas de atraque que en 2010. Además se estrenarán dos nuevos muelles, totalmente reformados, que le permitirán mejorar las prestaciones de la exposición flotante.
En la zona de tierra es donde se ha tenido que reducir la superficie a causa de las diferentes obras, lo que ha obligado a rediseñar los espacios de exposición. Todo parece indicar que en 2012 podrá estrenarse la nueva infraestructura portuaria, pensada para cubrir las necesidades funcionales del Salón Náutico, cuyo objetivo pasa por disponer del mejor marco posible para organizar una muestra flotante internacional de altura.

En términos comerciales el sector se muestra ligeramente más dinámico que el pasado año. Los organizadores anuncian que la representación de empresas extranjeras puede alcanzar el 60% de la oferta expositora, confirmando así la proyección de la feria. Es de destacar especialmente el segmento de Super Yates, que se ha convertido en una referencia en Palma por la calidad de los servicios de mantenimiento, reparación y modernización de superyates. Esta circunstancia ha hecho que la zona para yates de grandes esloras dentro del salón sea sensiblemente mayor este año.

Muchas firmas del norte de Europa ya han expresado su intención de asistir y al cierre de esta edición varios astilleros habían confirmado su presencia en Palma: San Lorenzo; grupo Ferretti, Princess yachts, Sunseeker, Bavaria; y del segmento vela: Zeydon, Nautor y Wally, el grupo Drettman, Riva, etc.

25 de abril de 2011

Mallorca rebaja sus barcos a mitad de precio para acabar con la peor crisis de ventas



Alberto Magro / Diario de Mallorca

La náutica mallorquina no moja. Amarra en seco, que es más barato. Tras dos años de velas plegadas y barcos al pairo, la campaña 2011 comienza con olor a Trafalgar: se masca la derrota. Otra derrota: el año pasado fue el peor que recuerda el sector, con caídas en las reservas de amarres antes del verano de hasta el 30% en puertos como el de Alcúdia. Y para este verano las previsiones no son mejores. Ni en la venta de barcos, ni en el alquiler de yates, ni en la reserva de amarres, ni en la actividad de los astilleros dedicados al mantenimiento, que han vivido su tercer invierno consecutivo de galerna económica y brazos caídos con poco que reparar: si no hay barcos, no los hay para nadie.
Y no hay barcos. O más bien: no se venden barcos. "Ni siquiera a mitad de precio", insisten en el sector, en el que subrayan que el temporal que no cesa tiene su origen en un desplome sin precedentes de la compraventa de embarcaciones. "La venta de embarcaciones está parada, y eso repercute con dureza en todas las demás actividades relacionadas con el mar y la náutica", recalca Ricardo Ferrer, director del puerto deportivo de Santa Ponça, que sabe lo que se dice: ha visto cómo el chirriar de dientes de quienes pelean a diario por vender velas y yates ha degenerado en apreturas y sudores en las terrazas y fogones de los restaurantes que hay instalados cerca de la dársena. ¿Cómo? Lo dicho: si no hay barcos no los hay para nadie. Ni para astilleros, ni para clubes náuticos, ni para comercios y restaurantes. "Estamos renegociando con las empresas instaladas en el puerto que tenemos de alquiler porque lo están pasando mal", confirma Ferrer, que mete el dedo en la auténtica llaga del naval y la náutica: cuando no se venden barcos, no fluyen los euros, y cuando no fluyen los euros, no se crea empleo, solo deudas apuros para cuadrar el mes.

Y no fluyen los euros ni se venden barcos. Ni pequeños ni grandes. Ni cubiertas de lujo con suite a bordo, ni lanchas de proa afilada en mil travesías. Ni siquiera a precios que habrían dado risa hace tres años. "Hoy el que vende a la mitad de lo que pide tiene mucha suerte. He visto ventas de yates de 4 millones que se acabaron firmándose por 1,4 millones después de mucho tiempo. O de barcos de dos millones vendidos por menos de 700.000 euros", resume Pat Bullock, empresaria estadounidense que hace treinta años convirtió Mallorca en sede de su empresa de importación de barcos de lujo y hoy tira de memoria y experiencia para aseguran que el sector vive uno de sus momentos más delicados en la isla.

Descuentos de hasta el 70%

Con la oportunidad que eso conlleva, que toda moneda tiene dos caras: basta un sondeo rápido y superficial entre las empresas y webs de venta de barcos para encontrar en Mallorca veleros de 15 metros de eslora y seis años de vida por menos de 60.000 euros. O embarcaciones a motor de siete y ocho metros por menos de 50.000. O barquitas con motor a precios de coche de segunda mano.

Pero lo que es bueno para el comprador no suele serlo para el vendedor. "Es que si para vender hay que bajar un 65% el precio, ya me dirás", zanja Bullock, que se confiesa "muy pesimista": tres años luchando contra los elementos hacen mella hasta en la moral del capitán más curtido. Y los elementos rugen con fuerza, subraya Margarita Dahlberg, presidenta de la Asociación de Empresas Náuticas de Balears: "Es que estamos en una situación horrible que va a peor. Hay ofertas de más del 50% y no se está vendiendo nada. ¡Nada! El impuesto de matriculación nos está matando".

El impuesto de matriculación: la bicha para la náutica española, que habla de ese 12% que ha de pagar todo barco que navegue por aguas españolas como el enemigo común, el cáncer que curar, el factor clave que ha hecho que los muelles de Mallorca pierdan su posición de privilegio en favor de los puertos de Francia, Italia, Chipre o incluso Marruecos. De ello fue a hablarles a los diputados del Congreso Juan Gual, presidente de la Cámara de Comercio de Mallorca, una de las instituciones más vigorosas en la defensa de una actividad que consideran estratégica: la náutica. "Es prácticamente el único sector en que Mallorca va a poder crecer", recalca Gual, que enseguida se mete en harina: toca hablar de la bicha, ya saben, la matriculación y sus desgracias, que son muchas.

"Tenemos un sector náutico competitivo que no puede competir porque el Estado nos saca del mercado con un impuesto: ese 12% que no cobra nadie más en Europa contribuye a que nos hayan adelantado Francia e Italia, que hace 20 años estaban por detrás", argumenta Gual, que cree que sus señorías del PSOE, el PP y compañía abrieron los ojos al negocio cuando les explicó la situación en el Congreso hace solo una semana. "Lo comprendieron, creo, se dan cuenta de que es absurdo hundir un sector que genera 1.000 millones de euros al año y atrae 600.000 turistas por un impuesto con el que se recaudó el año pasado un total de 20 millones en España y 1.054.000 euros en Balears".

"Caza de brujas" en el mar

Las cifras son ridículas, pero bastan para matar al sector: ¿Quién paga 250.000 euros de impuestos por amarrar un barco en Mallorca si le cuesta exactamente cero echar el ancla en Córcega o Cerdeña? Para que se hagan una idea, Balears recauda diez veces más solo con el impuesto sobre el alcohol que con la matriculación de barcos. Por eso el daño es más psicológico que recaudatorio: el impuesto resta atractivo, aunque no actúa solo: según el sector se ve agravado por el impacto de lo definen como "caza de brujas" en el mar: "El año pasado vimos a la Guardia Civil intervenir en el mar para preguntar a turistas que están con un yate chárter cómo es que ellos son ingleses y su bandera es de Bahamas. Vienen a estar tranquilos y les salen con estas. Después de dos escenas de estas, pierden las ganas de venir a Mallorca", denuncia Gual.

Sus críticas encuentran respaldo en anécdotas similares de Pat Bullock y de Margarita Dahlberg. "Es una persecución. Están asustando a nuestros clientes. –recalca Dahlberg–. Lo hemos visto en las ferias náuticas de este invierno en París, Mónaco y Düsseldorf, donde vimos que hay negocio y gente interesada en venir a Mallorca que se echa para atrás por el impuesto de matriculación y por el miedo a Hacienda que, encima, cuando reclaman el 12% lo piden sobre el valor del barco que ellos quieren. Dicen que vale un millón y te cobran 120.000 euros. Si dicen que vale 2, pues el doble. No aceptan peritajes independientes"

Turistas con dinero

¿Resultado? Los barcos buscan horizontes menos turbulentos. "Tengo un montón de expedientes en mi mesa de barcos que quieren venir a Mallorca y que no vendrán porque no saben ni cómo les van a liquidar el impuesto de matriculación", define Bullock. Asiente Patrick Reynés, director de Marina Port de Mallorca y presidente de la Asociación de Instalaciones Náuticas Deportivas, que insiste en lo más importante: si no hay barcos, no los hay para nadie: "Por ese 12% se pierde mucho dinero de impuestos, porque esos barcos y quienes los usan compran en nuestras tiendas, comen en nuestros restaurantes, amarran en nuestros muelles, tienen aquí tripulaciones en invierno que consumen en Mallorca, y reparan sus embarcaciones en nuestros astilleros. Todo eso se pierde".

Y todo eso es mucho: una pila de euros. La tiene cuantificada la Cámara de Comercio, que ofrece cifras esclarecedoras: un turista náutico que llega a Mallorca se gasta cinco veces más que uno normal. Y está el doble de tiempo. O dicho en números, para los fanáticos del guarismo: el náutico se deja 1.260 euros por estancia, mientras el veraneante de a pie, el de chancla en aeropuerto, gasta 280 euros. Por eso interesa el náutico. Y por eso el sector y la Cámara unen fuerzas contra el impuesto que amenaza con dejar al mar y sus barcos fuera de la fiesta que se espera en la temporada que ahora empieza.

"Será un boom hotelero, no náutico", certifica Bartomeu Bestard, director del puerto Alcudiamar, que sabe que de los 6.000 barcos que Mallorca repara al año comen muchas bocas. Tantas como de los restaurantes y comercios que alimentan a navegantes y marineros. "Ese es otro error: se ve la náutica como algo de ricos y se olvida el empleo que da". Y en ese olvido zozobra un sector que amenaza con irse a pique. O eso teme Dahlberg: "No olvidemos que perder el mercado es duro, pero más difícil es recuperarlo. Y lo estamos matando". Por eso no se venden ni las gangas.

15 de abril de 2011

Gual de Torrella insta en el Congreso a mejorar la fiscalidad del sector náutico español



Cambra de Comerç

El Presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Mallorca, Joan Gual de Torrella, abogó la semana pasada ante la Comisión de Industria, Turismo y Comercio del Congreso de los Diputados por un cambio en la fiscalidad que se aplica al sector de chárter náutico en España, ante la pérdida de competitividad que conlleva la actual frente a otros destinos competidores.

En concreto, Gual de Torrella pidió la supresión del Impuesto de Matriculación para embarcaciones, que grava con un 12% el precio de adquisición de una embarcación de más de 8 metros y que únicamente se cobra en España.

A pesar de que con este impuesto se recauden 19,5 millones de euros anuales (datos de 2009), tiene un elevado coste, ya que supone una importante merma de competitividad para un sector que, según los últimos datos disponibles, a nivel nacional genera unos 1.000 millones de ingresos, atrae a unos 600.000 turistas extranjeros y da empleo a unas 41.000 personas anualmente. De esta forma, su supresión se vería ampliamente compensada por un significativo aumento en los impuestos sobre Sociedades o Renta. 
En su comparecencia ante los diputados, Gual de Torrella abordó la situación actual del sector náutico español --tanto en su vertiente industrial como del sector turístico vinculado--, que por la asfixiante regulación fiscal ha pasado de tener una relevancia económica importante a situarse muy por detrás de países como Francia o Italia, que hoy en día facturan cerca de 10 veces más por construcción de embarcaciones de recreo que España.

La vertiente turística del sector náutico ofrece además para España una gran oportunidad para las tan anheladas diversificación y desestacionalización, ya que puede ofrecer a los crecientes demandantes de esta modalidad unas buenas infraestructuras portuarias (más de 320 puertos, 107 mil amarres y 950 empresas náuticas), una climatología agradable la mayoría del año, una costa atractiva para la navegación y un estilo de vida y ocio satisfactorio para su demanda.

Los usuarios de turismo náutico tienen además un alto poder adquisitivo, ya que el gasto total por viaje náutico en nuestro país se sitúa en torno a los 1.260 euros, y tienen una estancia media de 7 días (frente a los 3 o 4 días del turismo tradicional), una cifra que en el caso de los archipiélagos se extiende hasta los 11 días de media, de los que 7 se dedican a la actividad del chárter náutico (alquiler de embarcaciones), mientras el resto se aloja en establecimientos hoteleros. Y todo ello sin incluir la renta que generan las embarcaciones de gran eslora, que triplican las cifras de gasto
náutico.

Por ello, Joan Gual de Torrella insistió ante los diputados en la contradicción de mantener unas limitaciones fiscales que, si bien generan unos ingresos de 19,5 millones de euros anuales, perjudican a un sector que no sólo arroja ya cifras mucho más destacadas, sino que tiene aún un gran recorrido por delante tanto en su vertiente industrial como turística.

Hasta un 30% más caro en España

Recordó asimismo que a la aplicación únicamente en España del Impuesto de Matriculación o Impuesto Especial sobre Determinados Medios de Transporte (IEDMT), se suma el hecho de que en algunos países se aplican ventajas fiscales que permiten la reducción o exención del pago del IVA por compra de embarcaciones, que en el caso de España se sitúa en el 18%. Así, en algunos casos, la compra de embarcaciones en España puede ser un 30% más cara que en otros países.

Muy al contrario, el resto de países competidores del Mediterráneo ven en el sector del chárter náutico un filón de actividad turística de alto poder adquisitivo y con vinculaciones directas con la industria náutica, por lo que han decidido mimarlo y apostar por él, con el resultado de que en los últimos años han ganado cuota de mercado mientras que España la ha visto reducirse progresivamente, con perjuicios no sólo para la compra de embarcaciones sino también para la actividad en las empresas chárter y en los puertos del país.

Esta merma es particularmente importante en el subsector de los megayates (embarcaciones de más de 24 metros de eslora), ya que si no aplicara el Impuesto de Matriculación, España podría concentrar un 30% de las reservas de esta modalidad, que genera unos 768 millones de euros anuales, de los que Francia e Italia concentran un 59%. Es decir, España podría obtener unos 136 millones de euros, frente a la práctica inactividad que registra en la actualidad.

Por todo ello, el Presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Mallorca pidió a los miembros de la Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados una revisión de la fiscalidad del sector náutico español, haciendo un especial hincapié en la supresión del Impuesto de Matriculación, cuyos ingresos se verían compensados por el aumento de recaudación que se registraría mediante Sociedades o Renta.

Asimismo, Joan Gual de Torrella invitó a los diputados a seguir ejemplos como el de Italia, que está ya trabajando en esta línea fiscal, o el de Canarias, donde existe hace años un Registro Especial de Buques y Empresas Navieras de Canarias (REBECA) permite ofrecer ventajas a las embarcaciones que en él se incluyen, algo que podría aplicarse en este caso a las embarcaciones de recreo.


Lea la noticia original.

13 de abril de 2011

Estaràs pide exención de impuestos de las embarcaciones chárter de otros países europeos en España



Mallorcadiario

Los eurodiputados del Partido Popular Rosa Estaràs y Luís De Grandes han planteado, a través de una pregunta parlamentaria a la Comisión Europea, la exención del pago de impuestos de embarcaciones de chárter náutico de otros estados de la Unión Europea en España.

Estaràs ha denunciado que, a su juicio, este impuesto “impide que se desarrolle la actividad del chárter náutico en España en igualdad de condiciones que en el resto de la UE”, al tiempo que ha afirmado que “vulnera los principios de libre circulación de personas y de libre prestación de servicios a los transportes marítimos”.
Según ha informado el PP en un comunicado, la Ley española sobre Impuestos Especiales que regula el Impuesto Especial sobre Determinados Medios de Transporte (IEDMT) grava a las embarcaciones de más de 15 metros de otros estados europeos que se dedican al chárter náutico y que operan en aguas jurisdiccionales españolas, a pesar de que ya hayan cumplido con todos los requisitos de abanderamiento y matriculación en sus respectivos países.

El tipo imponible del IEDMT asciende al 12% del precio o valor del barco, según se trate de un barco nuevo o de segunda mano, y se aplica desde el primer momento en que se ejerce la actividad de chárter en aguas españolas, aunque se realice de forma puntual y por un breve periodo de tiempo.

La europarlamentaria balear ha recordado, además, que la Directiva 83/182/CEE del Consejo, en la que se incluyen las embarcaciones de recreo para uso privado, pero no así las destinadas a uso profesional, “restringe el derecho de los estados miembros a imponer impuestos sobre el consumo cuando se trata de medios de transporte que se importan temporalmente, al menos durante menos de seis meses, de un Estado miembro en otro”.

Estaràs preguntará a los miembros de la Comisión Europea cuál es la legislación europea que se aplica a las embarcaciones que realizan chárter náutico y si consideran que el IEDMT vulnera la legislación de la UE, y por consiguiente, el principio de libre circulación de personas.


Lea la noticia original.

12 de abril de 2011

Juan Gual quiere menos impuestos para los barcos



Mallorcadiario.com

El presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Mallorca, Joan Gual de Torrella, pedirá un cambio en la fiscalidad que se aplica al sector de chárter náutico en España durante su comparecencia este miércoles ante la Comisión de Industria, Turismo y Comercio del Congreso de los Diputados.

Ante la pérdida de competitividad que conlleva la actual frente a otros destinos competidores, Gual de Torrella abogará por la supresión del Impuesto de Matriculación para embarcaciones, que grava con un 12 por ciento el precio de adquisición de una embarcación de más de 8 metros y que únicamente se cobra en España, según un comunicado de la Cámara remitido a mallorcadiario.com.

Pese que con este impuesto se recaudaron 19,5 millones de euros en 2009, supone una “importante merma de competitividad” para un sector que, según los últimos datos disponibles, a nivel nacional genera unos 1.000 millones de ingresos, atrae a unos 600.000 turistas extranjeros y da empleo a unas 41.000 personas anualmente. De esta forma, su supresión se vería ampliamente compensada por un significativo aumento en los impuestos sobre Sociedades o Renta.

En su comparecencia ante los diputados, Gual de Torrella abordará la situación actual del sector náutico español, que por “la asfixiante regulación fiscal”, ha pasado de tener una relevancia económica importante, a situarse muy por detrás de países como Francia o Italia, que hoy en día facturan cerca de 10 veces más por construcción de embarcaciones de recreo que España.

La vertiente turística del sector náutico ofrece además para España “una gran oportunidad para las tan anheladas diversificación y desestacionalización”, ya que puede ofrecer a los crecientes demandantes de esta modalidad unas buenas infraestructuras portuarias (más de 320 puertos, 107 mil amarres y 950 empresas náuticas), una climatología agradable la mayoría del año, una costa atractiva para la navegación y un estilo de vida y ocio satisfactorio para su demanda.

Los usuarios de turismo náutico tienen además un alto poder adquisitivo, ya que el gasto total por viaje náutico en nuestro país se sitúa en torno a los 1.260 euros, y tienen una estancia media de 7 días (frente a los 3 o 4 días del turismo tradicional), una cifra que en el caso de los archipiélagos se extiende hasta los 11 días de media, de los que 7 se dedican a la actividad del chárter náutico (alquiler de embarcaciones), mientras el resto se aloja en establecimientos hoteleros.

Gual recordará que por el modelo impositivo español, la compra de embarcaciones en España puede ser un 30 por ciento más cara que en otros países. Muy al contrario, el resto de países competidores del Mediterráneo ven en el sector del chárter náutico un filón de actividad turística de alto poder adquisitivo y con vinculaciones directas con la industria náutica, por lo que han decidido mimarlo y apostar por él, con el resultado de que en los últimos años han ganado cuota de mercado, mientras que España la ha visto reducirse progresivamente.

Esta merma es particularmente importante en el subsector de los megayates (embarcaciones de más de 24 metros de eslora), ya que si no aplicara el Impuesto de Matriculación, España podría concentrar un 30 por ciento por ciento de las reservas de esta modalidad, que genera unos 768 millones de euros anuales, de los que Francia e Italia concentran un 59 por ciento. Es decir, España podría obtener unos 136 millones de euros, frente a la práctica inactividad que registra en la actualidad.

Fuente: Mallorcadiario.com

Gual de Torrella instará mañana en el Congreso a mejorar la fiscalidad del sector náutico



Cambra de Comerç

El Presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Mallorca, Joan Gual de Torrella, abogará mañana ante la Comisión de Industria, Turismo y Comercio del Congreso de los Diputados por un cambio en la fiscalidad que se aplica al sector de chárter náutico en España, ante la pérdida de competitividad que conlleva la actual frente a otros destinos competidores. 

En concreto, Gual de Torrella pedirá la supresión del Impuesto de Matriculación para embarcaciones, que grava con un 12% el precio de adquisición de una embarcación de más de 8 metros y que únicamente se cobra en España. 
A pesar de que con este impuesto se recauden 19,5 millones de euros anuales (datos de 2009), tiene un elevado coste, ya que supone una importante merma de competitividad para un sector que, según los últimos datos disponibles, a nivel nacional genera unos 1.000 millones de ingresos, atrae a unos 600.000 turistas extranjeros y da empleo a unas 41.000 personas anualmente. De esta forma, su supresión se vería ampliamente compensada por un significativo aumento en los impuestos sobre Sociedades o Renta.

En su comparecencia ante los diputados, Gual de Torrella abordará la situación actual del sector náutico español --tanto en su vertiente industrial como del sector turístico vinculado--, que por la asfixiante regulación fiscal ha pasado de tener una relevancia económica importante a situarse muy por detrás de países como Francia o Italia, que hoy en día facturan cerca de 10 veces más por construcción de embarcaciones de recreo que España.

La vertiente turística del sector náutico ofrece además para España una gran oportunidad para las tan anheladas diversificación y desestacionalización, ya que puede ofrecer a los crecientes demandantes de esta modalidad unas buenas infraestructuras portuarias (más de 320 puertos, 107 mil amarres y 950 empresas náuticas), una climatología agradable la mayoría del año, una costa atractiva para la navegación y un estilo de vida y ocio satisfactorio para su demanda.

Los usuarios de turismo náutico tienen además un alto poder adquisitivo, ya que el gasto total por viaje náutico en nuestro país se sitúa en torno a los 1.260 euros, y tienen una estancia media de 7 días (frente a los 3 o 4 días del turismo tradicional), una cifra que en el caso de los archipiélagos se extiende hasta los 11 días de media, de los que 7 se dedican a la actividad del chárter náutico (alquiler de embarcaciones), mientras el resto se aloja en establecimientos hoteleros. Y todo ello sin incluir la renta que generan las embarcaciones de gran eslora, que triplican las cifras de gasto náutico.

Por ello, Joan Gual de Torrella insistirá ante los diputados en la contradicción de mantener unas limitaciones fiscales que, si bien generan unos ingresos de 19,5 millones de euros anuales, perjudican a un sector que no sólo arroja ya cifras mucho más destacadas, sino que tiene aún un gran recorrido por delante tanto en su vertiente industrial como turística.

Hasta un 30% más caro en España

Recordará asimismo que a la aplicación únicamente en España del Impuesto de Matriculación o Impuesto Especial sobre Determinados Medios de Transporte (IEDMT), se suma el hecho de que en algunos países se aplican ventajas fiscales que permiten la reducción o exención del pago del IVA por compra de embarcaciones, que en el caso de España se sitúa en el 18%. Así, en algunos casos, la compra de embarcaciones en España puede ser un 30% más cara que en otros países.

Muy al contrario, el resto de países competidores del Mediterráneo ven en el sector del chárter náutico un filón de actividad turística de alto poder adquisitivo y con vinculaciones directas con la industria náutica, por lo que han decidido mimarlo y apostar por él, con el resultado de que en los últimos años han ganado cuota de mercado mientras que España la ha visto reducirse progresivamente, con perjuicios no sólo para la compra de embarcaciones sino también para la actividad en las empresas chárter y en los puertos del país.

Esta merma es particularmente importante en el subsector de los megayates (embarcaciones de más de 24 metros de eslora), ya que si no aplicara el Impuesto de Matriculación, España podría concentrar un 30% de las reservas de esta modalidad, que genera unos 768 millones de euros anuales, de los que Francia e Italia concentran un 59%. Es decir, España podría obtener unos 136 millones de euros, frente a la práctica inactividad que registra en la actualidad.

Por todo ello, el Presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Mallorca pedirá a los miembros de la Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados una revisión de la fiscalidad del sector náutico español, haciendo un especial hincapié en la supresión del Impuesto de Matriculación, cuyos ingresos se verían compensados por el aumento de recaudación que se registraría mediante Sociedades o Renta.

Asimismo, Joan Gual de Torrella invitará a los diputados a seguir ejemplos como el de Italia, que está ya trabajando en esta línea fiscal, o el de Canarias, donde existe hace años un Registro Especial de Buques y Empresas Navieras de Canarias (REBECA) permite ofrecer ventajas a las embarcaciones que en él se incluyen, algo que podría aplicarse en este caso a las embarcaciones de recreo.

8 de abril de 2011

Feria Nautica de Alcúdia 2011 y Muestra de la Sepia



Guía Mallorca / AENB

El Puerto de Alcudia celebrará el próximo fin de semana desde el día 09 al 10 de abril la VI Muestra Gastronómica de la Sepia y la V Edición de la Feria Náutica.

A lo largo del paseo marítimo se prolongarán los mostradores, repletos de productos alimenticios en los que la sepia será el ingrediente principal, junto con una exposición flotante de embarcaciones, una demostración de barcas de radio control y una exhibición de maquetas que tendrá lugar dentro del muelle.

Tampoco faltará la diversión para los más pequeños en los parques infantiles que se montarán para la ocasión, entre otras muchas propuestas.

Los eventos y los horarios pueden ser consultados aquí.

Fuente: Guía Mallorca

5 de abril de 2011

El Clúster Marítimo de las Illes Balears une fuerzas con el de Canarias



AENB / EFE

El Cluster Marítimo de Baleares trabaja con el de Canarias para unir fuerzas a la hora de demandar un cambio de legislación que no grave al sector náutico español por encima del resto de países competidores de su entorno.

El sector náutico balear, junto con el vasco y el canario, es el más importante de España, por ello se está tratando de firmar un acuerdo para impulsar la náutica: "El trabajo de las cortes en el ámbito político (legislación) se ha de materializar", ha dicho la presidenta del cluster balear, Iolanda Piedra.

Los dos archipiélagos y sus dos clusters, ha explicado Piedra, quieren unirse porque "los problemas que tienen son exactamente los mismos".

En este apartado ha citado la fiscalidad "no acorde con la de la Unión Europea", con un impuesto de matriculación que, ha remarcado, no hay ni en Francia ni en Italia y que representa una "gran barrera" de entrada de turistas.

Además, ha recalcado que el sector náutico de las islas tiene impuestos en los servicios portuarios muy por encima de los que tienen los países colindantes: "¿Cómo vamos a competir con ellos?", ha planteado en declaraciones a los periodistas tras inaugurar el I Foro del Cluster Marítimo de Baleares.

El reto de este cluster -que debate sobre su nuevo Plan Estratégico 2011-2013- es sumar los 15 subsectores del mar que hay en Baleares (y sumar los regionales en uno nacional) para que su "voz pueda llegar muy lejos", ha defendido Piedra.

El Plan Estratégico del Cluster tiene cinco ejes fundamentales entre los que se ha dado prioridad sobre todo al económico y al social, pero que incluye también; el de la formación; el de la cultura del mar (que integra también todo lo relacionado con medio ambiente), y el de la innovación.

Para trabajar este plan, el equipo redactor recibió más de 2.00 puntos concretos para desarrollar, aunque finalmente el texto se extiende en unas 300 páginas en las que están desarrollados los ejes en acciones y éstas detalladas a su vez en actuaciones y actividades.

En la apertura del foro ha participado el presidente del Govern, Francesc Antich, quien ha animado a los asistentes a "remar todos en la misma dirección" con el objetivo de salir de la actual crisis económica.

Antich ha defendido el carácter marítimo de Baleares y la capacidad del cluster como plataforma par aunar esfuerzos y poder diversificar el sector turístico y de servicios: "Más que en época de grandes cambios, estamos en un cambio de época", ha señalado el presidente, que ha invitado al mundo marítimo a aprovecharlo.
En la misma línea se ha pronunciado el presidente de la Cámara de Comercio de Mallorca, Joan Güal, quien ha aplaudido la idea de convertir el mar en sector productivo, en motor económico y social y fomentar un cambio de legislación más positiva para el sector.

El presidente de la Confederación de Asociaciones de Empresarios de Baleares (CAEB), Josep Oliver, ha apostado por que el sector siga trabajando y aporte nuevos beneficios a la economía balear y, por su parte, el secretario general de UGT, Lorenzo Bravo, ha incidido en la necesidad de avanzar impulsando la formación de trabajadores en el sector para dar mejor servicio a un turismo de más calidad.