2 de mayo de 2011

Éxito de participación en la protesta “Bocinas por la Náutica”


AENB

Desde el pasado 30 de abril, fecha en la que abrió sus puertas el Salón Náutico Internacional de Palma, los barcos amarrados en la Bahía de Palma hacen sonar al unísono sus bocinas de niebla en señal de protesta contra las diferentes administraciones públicas. A los empresarios se les han unido multitud de usuarios y docenas de voluntarios de diferentes asociaciones sectoriales para hacer ver su descontento hacia unas políticas que consideran obsoletas y que perjudican tanto la industria como la práctica náutica. Las protestas continuarán a lo largo de la semana hasta el día 8, cuando se ponga el punto y final a la presente edición del Salón Náutico.
El gran estruendo de bocinas a lo largo de todo el Paseo Marítimo, en opinión de AENB, ha demostrado la gran frustración de navegantes y empresarios por la dejadez y el desconocimiento del los ejecutivos nacionales y regionales por un sector como el náutico. Dahlberg ha criticado que “la coalición que dirige el Govern ha ignorado completamente al sector durante estos últimos 4 años.” Algo que, asegura, “es ilógico cuando las Baleares es un lugar de gran belleza, con unas condiciones climáticas y de navegación difícilmente mejorables que atrae turismo de calidad.”

Las entidades que lideran la protesta son la Asociación de Navegantes de Recreo (ANAVRE), la Asociación de Navegantes (ADN), la Confederación Española de Pesca Recreativa Responsable (CEPRR) y la Federación de Empresas Náuticas de Baleares (FENIB, de la cual forma parte AENB). La FENIB aglutina a la práctica totalidad del tejido empresarial náutico-deportivo de las Baleares. Así, la práctica totalidad de los usuarios y profesionales de las Islas Baleares se han unido bajo el lema “por la supresión del impuesto de matriculación, por unas titulaciones lógicas, por una náutica accesible como motor de economía y empleo”.

Por otra parte, la Asociación de Empresas Náuticas de Baleares (AENB) ve con preocupación la baja presencia de empresas baleares en el Salón Náutico de Palma. Su presidenta, Margarita Dahlberg, explica que cada año hay menos “producto local” y que ello no es culpa exclusivamente de la crisis económica que azota todo el mundo. Asegura que “muchas empresas de las islas dependían de las subvenciones de la Conselleria de Comerç, Indústria i Energia para poder estar presentes en el Salón, subvenciones que cada año se han ido reduciendo hasta desaparecer completamente en 2011.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario