5 de agosto de 2013

Carta de la presidenta - Agosto 2013

Un año más la Copa del Rey ha traído a Mallorca lo más granado de la náutica internacional. Grandes armadores, empresarios y por supuesto regatistas de primer nivel. Es un acontecimiento que traspasa lo meramente deportivo y que tiene una importancia social y económica muy importante. Por otro lado, este mes hemos tenido ocasión de reunirnos con diferentes representates del Govern Balear en el marco del Comité Organizador del Palma Boat Show y de una reunión del CMIB. En esos encuentros hemos constatado la buena sintonía entre la administración y el sector náutico y su voluntad por hacer crecer el Boat Show Palma de cara al año que viene. Sin embargo a nivel nacional estos días hemos visto como quienes hace poco defendían la eliminación del impuesto de matriculación ahora critican que se hayan empezado los trámites necesarios para hacerlo una realidad por mero partidismo político.
La 32 Copa del Rey Mapfre ha situado a la capital balear y a toda Mallorca en general en la primera línea informativa, tanto de los medios nacionales como de los internacionales. Desde que empezó la competición ha conseguido llenar una buena cantidad de páginas de periódicos hablando tanto de lo deportivo como de lo social y económico. Buena prueba de ello aparece en la página 10 del diario El Mundo en Baleares con fecha del 31 de julio en un artículo donde repasa las grandes fortunas que se dieron cita en alta mar gracias a la regata. Sin duda es una inmejorable publicidad que redunda en beneficio de todo el sector náutico. La Copa del Rey es además un evento creador de riqueza para todo el conjunto de la economía. Los numerosos visitantes que acuden al evento son personas de un alto poder adquisitivo que disftrutan con lo que nuestras islas tienen para ofrecerles y que, en muchos casos, están dispuestos a repetir la experiencia. Este turismo de calidad, que se gasta una buena cantidad de dinero tanto en alojamiento como en oferta complementarioa, es el que se debería potenciar desde las administraciones pues es el que de verdad tiene futuro y contribuye a la prosperidad de toda la comunidad. Desde AENIB queremos felicitar al Real Club Náutico de Palma por el trabajo realizado durante la Copa del Rey y por su esfuerzo de involucrar a la ciudadanía en el evento. 

Hace poco en una reunión organizada por el Comité Organizador del Palma Boat Show (del que AENIB forma parte activa) pudimos comprobar de primera mano el interés por parte de la Administración por potenciar el Boat Show Palma, siguiendo con la misma fórmula de éxito que la pasada edición. En la reunión se trataron múltiples temas, entre ellos la posibilidad de introducir elementos innovadores que contribuyan a atraer a una mayor cantidad de visitantes y compradores al evento. La misma buena sintonía encontramos en la reunión que mantuvimos en calidad de CMIB con la Conselleria de Economía y Competitividad. Durante esa reunión se constató el potencial económico del sector y se exhortó al Govern para que llevase a cabo las acciones necesarias para potenciar la náutica.

Hace unas semanas la diputada y secretaria de Política Económica del PSOE, Inmaculada Rodríguez-Piñero, acusó al Partido Popular de “beneficiar a quienes más tienen eximiendo de impuestos a los propietarios de yates”, hablando de la puesta en marcha de los trámites para eliminar el impuesto de matriculación al chárter náutico. Unas declaraciones que entran en contradicción directa con su propio partido. El 9 de marzo de 2012 la Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados aprobó una proposición no de Ley para impulsar la actividad de la náutica de recreo en nuestro país, con los votos a favor del PP y del PSOE. La proposición fue presentada por el grupo Socialista y defendida en su nombre por el diputado Rafael Simancas. La proposición establecía como objetivo “el respaldo de los representantes del pueblo español a una actividad económica y social muy relevante, ya que la náutica de recreo constituye una ámbito de actividad con potencialidades extraordinarias en el orden económico, en el orden social y sobre todo en lo que tiene que ver con la generación de puestos de trabajo en nuestro país". 

Las declaraciones de Rodríguez-Piñero, a parte de ser contradictorias con la opinión de su propio partido, faltan a la verdad. Por un lado sólo se eximiría de ese impuesto a las empresas dedicadas al chárter. Los usuarios de embarcaciones mayores de 8m. seguirán pagándolo. En este sentido sería similar al alquiler de coches, cuya actividad no se ve gravada con un impuesto como el que nosotros sufrimos desde hace tanto. Eliminar este impuesto a las empresas de alquiler permitirá dos cosas: que éstas puedan ampliar las esloras de sus flotas y así poder dar respuesta a lo que los clientes solicitan y que las grandes esloras tengan la posibilidad de venir a España, cosa que hasta ahora no se ha conseguido. Y todo ello redundará en beneficio de nuestras islas, ya que el 20% de lo que cuesta el chárter se queda en las zonas donde el barco opera y de ello se benefician las propias marinas, los clubes náuticos, los restaurantes, las empresas de rent a car, las empresas de abastecimientos y muchos otros tipos de comercios. No debemos olvidar que el turista náutico gasta de media cada día más de 100€, una cifra bastante superior al del turista de sol y playa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario