17 de diciembre de 2013

El sector náutico se merece la reforma de las titulaciones

A las puertas de conseguir dar un paso imprescindible para el futuro de la náutica de recreo española: la reforma de las titulaciones náuticas, tenemos la obligación -como defensores de los intereses del sector- de mirar al horizonte y seguir andando el camino que emprendimos en el año 2010.

Entonces, advirtiendo que la náutica española no podía seguir tomando distancia de lo que ocurría en nuestros sectores homólogos, en Europa y en el mundo, en ANEN empezamos a dar la batalla ante la Administración para plantear y defender la necesaria e inexcusable reforma de nuestros títulos náuticos.

Con una normativa obsoleta e inadecuada a la realidad de nuestras empresas y de la afición -nacional e internacional- no navegábamos con el rumbo correcto.

Tras años de trabajo, negociando con diferentes interlocutores en la Administración, hemos conseguido que se nos facilite el instrumento que nos permita, por fin, armonizar nuestras titulaciones náuticas para ganar competitividad y sumar aficionados, objetivos en los que todos los que formamos parte del sector estamos de acuerdo.


Si bien toda reforma normativa es difícil que satisfaga absolutamente a todos los afectados y que exija tener que adecuarse o actualizar modelos de gestión, no podemos resignarnos a perder la oportunidad de evolucionar que nos brinda, y aparcarla instalándonos en el pasado.

La propuesta del proyecto de Orden Ministerial de las titulaciones náuticas, remitida por la Dirección General de la Marina Mercante hace apenas tres semanas, tiene aspectos que se han de mejorar, pero en sí es una propuesta de futuro, una oportunidad para ganar posiciones en los mercados internacionales, y una necesidad para popularizar la náutica de recreo.

Nuestro reto ahora es trabajar para que el texto final de la reforma nos ayude a alcanzar estos objetivos. A este cometido está dedicando ANEN todo su esfuerzo, especialmente para que la náutica de iniciación, que es el porvenir del sector, sea realmente favorecida y amparada por la futura normativa. Y que nadie se inquiete ante alguna opinión que desdeña esta reforma escudándose en la seguridad marítima, porque éste ha sido uno de los apartados en los que más meticulosamente se ha trabajado.

Sólo facilitando el acceso y allanando el camino hacia la navegación de recreo conseguiremos hacer de la náutica una actividad atractiva y accesible para los usuarios, y una oportunidad de generar negocio.

-------------------------------------------------------

Carlos Sanlorenzo es el secretario general de la Asociación Nacional de Empresas Náuticas (ANEN).

No hay comentarios:

Publicar un comentario