18 de febrero de 2015

Galardones AENIB 2015: Dahlberg S.A.

El galardón al Socio más antiguo recae en, precisamente, una de las empresas históricas de las islas. Kjell Dahlberg llegó a una Mallorca que empezaba a descubrir el turismo de masas y montó en 1972 la que tal vez sea la primera empresa especializada en la reparación de yates de las Islas. Actualmente Dahlberg cuenta con varias divisiones y son tres las generaciones que han trabjado en esta empresa familiar. Con motivo de la entrega de los galardones pudimos entrevistarnos con Kjell Dahlberg en su casa y compartir con él algunos buenos recuerdos.


1.- Este año Dahlberg SA recibe el galardón al socio más antiguo de AENIB. ¿Qué supone para usted este reconocimiento?
Es fantástico, yo llevo mucho tiempo aquí. Dahlberg fuimos de los primeros que empezamos a reparar “cosas” de yates. Cuando yo llegué no había nadie que entendiese cómo funcionaban. Yo ya tenía experiencia de cuando vivía y trabajaba en Suecia (soy sueco de nacimiento). También tengo el certificado de patrón de pesca de gran altura, soy técnico naval... y también estoy titulado como buzo profesional.

2.- Usted llega a la isla en los años 70, si no me equivoco. ¿Por qué motivo un joven sueco, como era usted, decide establecerse en Mallorca y montar una empresa?
En un momento determinado hace 56 años me embarqué en un yate y vine aquí a Mallorca. En el trayecto tuvimos muy mal tiempo, con una tormenta fuera de Soller y tuvimos que volver a Palma a reparar el barco. Estuvimos un año reparándolo y cuando lo acabamos me volví a Suecia, pero como ya me habia enamorado de Mallorca... También vi que aquí no había nadie que supiese lo suficiente de barcos... Había mecánicos, pero eran principalmente de coches y esporádicamente reparaban los motores en los barcos, pero sus procesos de trabajo, conocimiento y herramientas están basados en la automoción de los años 60 en España. Y  no conocían todo el instrumental moderno que teníamos en aquel entonces en Sucia. Vi claro que era una oportunidad de montar mi propio negocio aquí y así empezó.

Creo que yo fui el primero en abrir un negocio de estas características en la isla. De hecho, legalmente me costó al pricipio porque no había un actividad en el registro que se le pareciese. Como en aquel tiempo era muy difícil obtener un permiso de trabajo para un extranjero recurrió a un abogado, que me dijo que podría obtener un permiso, pero tenía que ser de cerrajero artesano. No me importó porque la cuestión era de obtener el permiso y después ya veríamos.

Los clientes que tenía al principio eran todos extranjeros. Eran americanos, alemanes e ingleses. Yo hablaba inglés y un poco de alemán, así que no tenía problemas para comunicarme y eso era algo que ellos apreciaban mucho. Cuando venían a España no encontraban a nadie que les entendiera y allí estaba yo y podíamos hablar de los problemas que tenían. Trabajaba principalmente con yates a vela, eran veleros grandes que venían navegando desde América, Inglaterra o Alemania. No habían tantas embarcaciones a motor como hoy en día

3.- ¿Añora algo de cómo se trabajaba antes en la náutica?
Antes había más libertad y menos controles. Como mi hija me dijo una vez, si yo quisiera montar el mismo negocio ahora no podría.

En aquel tiempo se reparaban cosas. Hoy en día no se repara, se cambian las piezas, al estilo americano. Cuando yo empecé se tenía que reparar todo, entre otras cosas porque no habia recambios en España. Tenía que ingeniármelas y tirar de contactos en Suecia y en Inglaterra para que me enviasen lo que necesitaba reparar y funcionó bastante bien.

4.- ¿Qué hubiese pensado hace 55 años si le hubiesen dicho en lo que se ha convertido hoy la empresa y que además estaría trabajando en ella la tercera generación de la familia Dahlberg?
La verdad es que no pensaba mucho en ello. Cada día se tenía que cumplir y trabajar. Así poco a poco me hice bastante famoso entre los que tenían yates y todo el mundo me conocía... ¡y sin gastar un céntimo en publicidad! Los clientes quedaban contentos y ellos se encargaban de hacerme publicidad. Hoy si puedo decir que estoy muy orgulloso del pasado y presente de la empresa y que todos juntos en la familia hemos sido capaces de pasar las diferentes crisis y poder el año pasado como DAHLBERG S.A. cumplir 30 años. El futuro es muy ilusionante con la tercera generación a punto, pero no va a ser fácil.

5.- Durante estos 55 años ¿cómo cree que ha evolucionado el sector náutico?
Ha evolucionado muy satisfactoriamente, gracias a la ubicación estratégica que tienen las Islas Baleares en el Mediterráneo, la alta especialización de las empresas náuticas que se hayan aquí, el entorno natural y los exquisitos servicios que ofrecemos también en diferentes sectores. Hoy en día las islas son una referencia mundial de la náutica. Pero falta mucho por hacer, no tanto a nivel empresarial sino más bien a nivel de la administración.

6.- En las Islas Baleares hay una gran cantidad de empresas familiares dedicadas a la náutica. En la suya trabajan ya 3 generaciones. ¿A qué cree que se debe que tantas familias se dediquen a este negocio?
Es un trabajo que se lleva adentro. Inculcamos a nuestros hijos pasión por el mar y amor e involucracion en nuestro trabajo y ellos crecen en este buen ambiente. Además trabajar en una empresa náutica no es nada aburrido aunque muchas veces no es fácil, necesitas muchos conocimientos.

7.- Actualmente ¿qué servicios ofrece Dahlberg?
Ofrecemos el suministro, la instalación, reparación de las marcas que representamos. Asimismo disponemos de un departamento de formación en electrónica y saneamiento. Tenemos 3 divisiones en Dahlberg: Equipamiento en electrónica naval y telecomunicaciones; Sistemas de aguas negras, inodoros y bombas y Revisión y venta de Balsas de seguridad Duarry.

8.- Para finalziar, ¿cómo afronta Dahlberg, como empresa, el futuro? ¿Qué retos debéis afrontar?
Para empezar, seguir adquiriendo conocimientos en todas las áreas que nos atañen. Después innovar, no sólo en los productos que debemos ofrecer sino también en los procesos como empresa y estar al día en los productos y las necesidades del mercado. Y por supuesto seguir manteniendo una relación exquisita con nuestros colaboradores y clientes.

Web de Dahlberg S.A.

No hay comentarios:

Publicar un comentario