10 de diciembre de 2015

Carta de la presidenta - Diciembre 2015

Entramos en la recta final del año cargados de fuerza. Es la única opción que tenemos si queremos seguir defendiendo lo que es nuestro y tanto esfuerzo nos ha costado conseguir, es decir, que nuestras empresas vuelvan a poder levantar la cabeza después de estos años que han sido tan duros. Por un lado, trabajamos para dar a conocer nuestro producto en algunos de los salones náuticos más importantes del mundo a la vez que nos defendemos de los nuevos ataques del nuevo Govern.

Este otoño se han celebrado algunos de los salones náuticos más importantes del año.  Monaco, Barcelona, METS... Hemos estado en todos ellos gracias a ANEN y en algunos casos con la colaboración de la ATB. Creemos que es muy importante  promocionar nuestro producto en estos lugares ya que son los escaparates comerciales más importantes para nuestro sector. Uno de los últimos salones en los que hemos estado fue el Marine Equipment Trade Show (Mets) en Amsterdam, que contó con una asistencia récord de empresas españolas. La valoración media de las empresas fue muy positiva y coincidieron en que su presencia en la muestra les sirvió para potenciar su estrategia de internacionalización.

De vuelta a nuestras islas, volvernos a centrarnos en la defensa de nuestro sector frente a las administraciones públicas. Esto viene a cuento de la pretensión por parte del Govern de limitar el derecho al fondeo con el falso pretexto de proteger la posidonia. Creemos que es un ataque directo a nuestro sector, ya que no se puede alegar ignorancia. Numerosos informes del CSIC nos dan la razón: la principal causa de que la posidonia esté en peligro es el calentamiento global y la contaminación que se vierte al mar desde tierra. El daño que unas pocas embarcaciones puedan hacer resulta, en cifras totales, anecdótico. 

En momentos como los actuales es cuando se demuestra la importancia de estar unidos. Venimos de unos años en que ha predominado el entendimiento con las administraciones públicas y, como resultado, la recuperación de nuestro sector se ha visto potenciada. Las últimas cifras oficiales son que las Islas Baleares siguen liderando el mercado nacional con un incremento de alrededor del 15%. Una recuperación que, a su vez, ha impulsado la generación de riqueza para la comunidad y la creación de puestos de trabajo de calidad. Es lo que en términos empresariales se denomina un win-win. Ahora vemos como, por lo que entendemos que es una mezcla de intereses partidistas y desconocimiento, la náutica vuelve a verse amenazada. De igual forma que en el pasado encontraron en los empresarios náuticos unos grandes aliados para dinamizar la economía de nuestras islas, también podemos ser unos adversarios formidables si nos sentimos acorralados.