7 de marzo de 2016

Carta de la presidenta - Marzo 2016

Quiero que mis primeras palabras en esta carta sean de agradecimiento. El pasado día 18 celebramos la gala del 30 aniversario de nuestra asociación y fue un éxito rotundo a todos los niveles. Para empezar, pudimos recaudar 500€ en donaciones para que Jovent puedan seguir con sus diferentes proyectos de ayuda y formación para nuestros jóvenes. La velada, además, contó con una ámplia cobertura en medios de comunicación. Quiero agradecer a todos y cada uno de los empresarios náuticos que a lo largo de estas tres décadas han puesto en algún momento su confianza en nosotros. También en todas aquellas personas cuyo trabajo desde AENIB ha contribuido a hacer de Baleares un mejor lugar para nuestro sector. Por último, pero no por ello menos importante, a todos los patrocinadores y colaboradores que hicieron posible  la maravillosa velada de nuestro aniversario.

Hemos cumplido 30 años de servicio a los empresarios náuticos de nuestras islas, defendiendo  sus intereses contra viento y marea en una tierra que cada vez es más consciente de la ventaja de contar con un sector fuerte. De hecho, como bien nos ha recordado uno de los mejores y más veteranos periodistas náuticos de nuestra tierra, la historia de nuestra asociación está ligada con la propia consolidación de la náutica en Baleares.

Nuestra asociación, sin haber recibido ayuda alguna de las instituciones, ha trabajado sin descanso por abrir el sector a su industrialización e innovación. Hemos ayudado, y mucho, ha situar la náutica como un sector emergente en la economía balear y muy interesante para la formación laboral. Las Islas Baleares estamos a la cabeza del mercado nacional, especialmente en el chárter. En Palma hemos logrado que nuestro Salón Náutico brillase como nunca antes lo había hecho, y todo gracias a nuestros socios, pues sus ideas fueron las que le dieron forma al proyecto. Unos éxitos que son el resultado del esfuerzo y de los recursos conjuntos de una gran cantidad de profesionales que trabajan sin descanso para mejorar nuestro sector.

En 30 años muchas cosas han cambiado en la náutica, pero hay una que nos está costando bastante combatir: el desconocimiento que aún se tiene sobre la náutica. El ejemplo más claro fue hace sólo unas semanas en los Goya, cuando un actor hizo gala de su atrevida ignorancia. Hay que darse realmente cuenta de una vez por todas que un yate es una micro empresa. Paga sus impuestos y genera riqueza y empleo allá donde esté. A su vez, la tripulación gasta en oferta complementaria. La náutica es una actividad respetuosa con el medio ambiente que no pone en peligro nuestras aguas. Cada barco que vemos fondeando en nuestras aguas está contribuyendo a incrementar el PIB de nuestra comunidad. Y que quede claro: la náutica recreativa no es un peligro para la posidonia oceánica.

Como dije durante la gala, hay muchas personas dentro de este Govern que apuestan por nosotros. Consellers con los pies en el suelo y visión de futuro que han valorado desde un primer momento nuestro potencial. Saben que un barco, desde el mismo momento que se construye y a lo largo de toda su vida, emplea una gran cantidad de mano de obra, creando empleos cualificados y bien remunerados, generando riqueza para el bienestar de la comunidad.

El buen entendimiento con las instituciones ha quedado patente en los últimos logros que hemos conquistado. La exención del impuesto de matriculación para el chárter ha logrado hacer crecer al sector de una manera muy importante. La nueva Ley de Navegación por primera vez en la historia reconoce nuestras particularidades. La presencia de la ATB en importantes salones náuticos europeos nos hace ser aún más visibles. Hemos dado los primeros pasos y no vamos a pararnos hasta lograr la total armonización fiscal y legal con el resto de países de nuestro entorno.

Porque la náutica recreativa no son sólo los grandes yates. Desde luego son los más vistosos y también los que más beneficio reparten, tanto cuando vienen a ser reparados como cuando nevagan haciendo turismo. Pero no hay que olvidar que el 90% de nuestras embarcaciones tienen menos de 8 metros de eslora. Son  de gente normal que ama el mar y, sin embargo, la fiscalidad aún considera que esta bella afición es un lujo. Además, La náutica es una industria que a día de hoy da trabajo directo a más de 115.000 personas en España. Tampoco olvidemos que en 2014 Balares recibió 450,000 turistas náuticos. Imaginad si consiguiéramos tener aquí la misma fiscalidad y legislación que en Francia o Italia. Nos convertiríamos en un puntal de la economía balear.Ese es nuestro objetivo y nuestra misión y no vamos a parar hasta lograrlo Y cuando lo logremos será gracias a vosotros. A todos los que habéis depositado vuestra confianza en esta asociación. A todos los que son y en algún momento han sido socios de AENIB. Gracias a vosotros y a los que, tristemente, nos han dejado este año pasado. Toni Socias, Enric Carreras, mi padre, Kjell Dahlberg. Personas cuyo legado nos ha permitido hacernos más fuertes ante la adversidad. Porque ya se sabe: Las aguas mansas nunca hacen buenos marineros.

Otro cosa que me gustaría hacer es animaros a participar en el Congreso Náutico organizado por ANEN en Barcelona. Como socios de AENIB tenéis derecho a un importante descuento en la cuota de participación. Se trata del mayor congreso de España sobre nuestro sector y reunirá a todas aquellas personas que son alguien en la náutica recreativa española. Un escenario sin igual tanto para aprender como para realizar networking de calidad.

Quiero finalizar esta carta agradeciendo su duro trabajo a toda la gente joven que participó en la organización de la Asamblea y de la cena de Gala. Desde la asociación siempre hemos apostado por dar el máximo apoyo a las nuevas generaciones, tanto en oportunidades laborales como en formación. Ellos son nuestra inversión más preciada y como tal la debemos cuidar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario